Consejo de Administración del Consorcio

El consejo de administración es un órgano de existencia facultativa, que no ha sido previsto por la ley 13.512 ni en su decreto reglamentario. Sin embargo, en la práctica se ha ido generalizando la figura mediante su creación en el reglamento de copropiedad y administración. Inclusive, es frecuente que se lo incorpore a la vida consorcial por decisión de los copropietarios en la asamblea, tal como ocurre en el caso.

Cumple necesariamente una función exclusiva de vigilancia y contralor, careciendo de todo poder de decisión, salvo en los excepcionales casos en los que, por acefalía de la administración, la asamblea decida reconocerle en forma transitoria las funciones, facultades y obligaciones propias del representante legal, hasta tanto éste haya sido designado.

Se ha dicho que “El consejo de administración es una especie de órgano auxiliar que tiene un lugar intermedio de enlace entre la asamblea y el administrador y puede ser inclusive de carácter consultivo, pero sin poderes de representación ante terceros…”

Lamentablemente, es demasiado frecuente que ciertos integrantes de este órgano consultivo se arroguen facultades decisorias, como consecuencia de la aquiescencia de los copropietarios y, lo que es más grave aún, de su indiferencia frente a los avatares propios de la vida consorcial.

Lo cierto es que ni el consejo en pleno como cuerpo colegiado ni ninguno de los componentes, individualmente, pueden recaudar fondos ni disponer de ellos para efectuar pagos a acreedores del ente.Tal función es acordada en forma exclusiva al administrador.