Despido por embarazo o maternidad

La ley presume que el despido de una mujer obedece a razones de embarazo o maternidad, cuando es dispuesto dentro del plazo de 7 meses y medio anteriores o posteriores a la fecha del parto (plazo de protección legal). En tal circunstancia, y habiéndose cumpliendo previamente con los requisitos formales que se citan a continuación, la trabajadora resulta beneficiaria de una indemnización especial (equivalente a 13 sueldos), adicional a la indemnización por despido incausado.

Comunicación del estado de gravidez

La protección legal de la trabajadora comenzará a regir a partir de que ésta comunique a su empleador su embarazo; desde ese momento goza de estabilidad laboral. Esta comunicación, para que tenga efecto legal, debe ser hecha por un medio fehaciente, es decir mediante un Telegrama.

La trabajadora estará igualmente protegida legalmente, aunque no haya enviado el Telegrama, si su embarazo fuere evidente -por estar avanzado- y fuere imposible de ser ignorado por su empleador al momento de ocurrir el despido.

Certificado médico

Además de la comunicación fehaciente, la trabajadora debe entregar a su empleador un certificado médico en el que conste la fecha probable de parto. La presentación debe queda documentada, siendo habitual que la empleadora consigne la fecha de recepción y estampe su firma en una fotocopia simple de dicho instrumento.

Alternativamente, la trabajadora puede omitir la presentación del mencionado certificado médico y requerir -en el Telegrama- que su empleador compruebe el estado de gravidez y la fecha probable de parto, para lo cual ésta deberá aceptar realizarse los estudios pertinentes que el médico de la empresa determine.

Control del empleador

Sin perjuicio de los dos requisitos señalados, hemos observado que existen Tribunales que han admitido favorablemente la indemnización especial, aún cuando la trabajadora comunicó solo su embarazo, o éste ingresó a la esfera de conocimiento de su empleador. Para ello, han considerado que el empleador debió haber exigido la presentación del pertinente certificado médico o bien disponer la constatación de tal estado, mediante el uso de las facultades de control que dispone.

Despido con justa causa

La indemnización especial por maternidad o embarazo no procederá en aquellos casos en que el despido de la trabajadora esté fundado en justa causa. La demostración de tal circunstancia queda a cargo del empleador; de modo que éste debe tomar recaudos especiales a la hora de decidir la desvinculación de una trabajadora que se encuentra dentro del período de protección legal.

Asesoramiento legal

Recomendamos efectuar una consulta legal previo a efectuar cualquier tipo de comunicación -tanto deba ser hecha por la trabajadora como de su empleador-, de modo de resguardar los derechos en juego y reducir las posibilidades de un eventual perjuicio económico.