Abuso de firma en blanco en cuestiones laborales

Es una práctica ilegal, pero que suele ocurrir, que se le exija a un trabajador firmar hojas, recibos de sueldo y/o formularios en general sin completar, es decir, en blanco.

Legalmente el trabajador puede negarse a firmar cualquier tipo de documento que se encuentre sin completar sus espacios en blanco, incluso si se tratase del casillero correspondiente al lugar y fecha en que se realiza la firma del mismo.

Por lo general, cuando se le solicita que firme en blanco, es porque el empleador tiene la intención de utilizar dicha documentación a su favor, en la que consignará la información que le resulte más conveniente para eludir su responsabilidad laboral ante el reclamo que pudiere hacerle el trabajador.

Cuando se completan los espacios en blanco, con información que perjudica al trabajador, se configura lo que comúnmente se conoce como “abuso de firma en blanco”. Cuando el empleador presenta dicha documentación para repeler un reclamo laboral, se configura el acto defraudatorio, que está penalmente castigado. La acción penal deberá ser instada por el trabajador.

Lamentablemente, la acreditación del abuso de firma no es sencilla y corre por cuenta del afectado, es decir, del trabajador, tanto en sede laboral como en sede penal. La prueba fundamental será una pericia del o los documentos en cuestión, que tratará de dilucidar si existe un entrecruzamiento entre lo escrito por el trabajador (firma, aclaración de firma, fecha, etc.) con el contenido inserto en el documento, para luego establecer cual de las dos impresiones gráficas se encuentra por sobre la otra.

Existen otros detalles a considerar, previo a tomar cualquier acción legal -incluso antes de enviar telegramas-, que hacen necesaria una rápida consulta a un asesor legal.