Venta por internet

Aceptación de los términos del contrato

Resulta sumamente importante que quien vende mercaderías por internet se asegure de contar con la conformidad del comprador, respecto de los términos y condiciones en los que se celebra la operación comercial. Entre los distintos conflictos que pueden presentarse en esta modalidad de contratación, se encuentra la cuestión de la entrega del producto adquirido.
Así puede darse el caso de que el comprador concurre hasta el lugar indicado por el vendedor a retirarlo, o bien que el envío corra por cuenta y cargo del vendedor o del comprador. Aquí haremos alusión a éstos dos últimos casos, ya que no habrá contacto personal entre ambos contratantes. Además, es de suponer -por el mismo motivo- que el pago ya fue efectuado mediante un sistema que permite ser acreditado, lo que permitiría tener por acreditado el cumplimiento del comprador pero no así el del vendedor..
En tales circunstancias, el comprador podría reclamarle al vendedor no haber cumplido éste con el envío pactado -atribuyéndole esa obligación-, y que éste último desconociere tal incumplimiento, sobre la base de que le competía a aquél todo lo relativo al traslado (sea autorizando a un transportista a retirarlo o designando a uno para que el vendedor lo despachara por cuanta y cargo del adquirente).
Aquí la falta de un contrato por escrito o elemento de prueba concluyentes, lleva a que los jueces deban resolver en base a lo que interpretan que aconteció, tomando especial miramiento a lo que haga en el pleito la parte en mejores condiciones de acreditar lo sucedido. En tal sentido, la Justicial Nacional en lo Comercial interpretó que, en los contratos celebrados por medios electrónicos, el vendedor es quien tiene una posición más favorable, y quien tiene que contar con los medios suficientes para probar y demostrar que su actuación en la contratación fue legítima y hecha con buena fe.
Los jueces interpretan que no hay igualdad de condiciones entre ambos contratantes, y aplican una interpretación que busca compensar la disfavorable posición del comprador online.

Publicación de los terminos y condiciones de venta en el sitio web

No basta que las condiciones de contratación figuren en la página web del vendedor, si allí se indica que para formalizar la operación -o para registrarse en el mismo- se indica que el comprador debe imprimir un formulario de aceptación -existente allí- y enviarle a aquél una copia firmada.
Lo dicho, no excluye que se puede aplicar el mismo criterio para el caso en que no fuese necesaria el envío de la mencionada aceptación, sobre la base de suponer que el adquirente pudo no ver los términos y condiciones de la operación.

Defensa del consumidor

En el caso de que quien adquiera un producto por internet sea un consumidor final, es decir su destinatario final -sea para él mismo, su familia o un tercero-, la situación del vendedor se verá agravada por aplicación de la Ley de Defensa del Consumidor (cuyas consideraciones se tratan en otro artículo de este sitio).