Examen preocupacional obligatorio

El examen preocupacional (o de ingreso), tiene como propósito determinar la aptitud del postulante, conforme sus condiciones psicofísicas, para el desempeño de las actividades que se le requerirán.

Estos exámenes médicos (y psicológicos) servirán, asimismo, para detectar las patologías preexistentes y, en su caso, para evaluar la adecuación del postulante —en función de sus características y antecedentes individuales— para aquellos trabajos en los que estuvieren eventualmente presentes los agentes de riesgo determinados en el Listado de Enfermedades Profesionales.

Obligatoriedad del examen preocupacional:

La realización de los exámenes preocupacionales es obligatoria.

Responsable de hacer tomar el examen preocupacional:

La realización del examen preocupacional es responsabilidad del empleador, sin perjuicio de que el empleador pueda convenir con su Aseguradora de Riesgos del Trabajo (A.R.T.) que esta realice el mismo. De modo tal que el empleador no se deslinda de su responsabilidad bajo ningún concepto.

Oportunidad de realizar el exámen preocupacional:

Este examen médico debe efectuarse de manera previa al inicio de la relación laboral.

Obligación de no discriminar:

En ningún caso los resultados del examen pueden ser utilizados como elemento discriminatorio para el empleo. Al respecto, cabe tener presente que los actos discriminatorios dan lugar a reclamos por daño moral, entre otros rubros.