Pago de salario sin registrar (en negro)

Prohibición legal

La práctica de no registrar ni documentar parte del salario efectivamente convenido y pagado al trabajador, comúnmente denominada “pago en negro”, está prohibida por el art. 140 LCT y 10 Ley 24013. De esta forma, constituye un típico fraude laboral, cuyas consecuencias perjudican al trabajador y a la comunidad toda.

Requisito para el reconocimiento del pago en negro

El pago de remuneraciones clandestinas, o sin la entrega de comprobantes legales, debe ser acreditado mediante prueba asertiva y contundente que permita al juez decidir con absoluta certeza.

Carga probatoria

Los pagos efectuados bajo la denominación de “pagos en negro”, es decir sin comprobante legal (art. 138 LCT) son hechos que debe probarse por quien afirma su existencia.

Medios de prueba

El pago clandestino de salarios puede probarse por cualquier medio de prueba, testigos incluidos, por ser una conducta exterior que puede determinarse por los sentidos y por no existir norma alguna que imponga una medida especial. (del voto del Dr. Capón Filas). de la Fuente. Capón Filas. Fernández Madrid. de la Fuente. Capón Filas. Fernández Madrid. 49750/98 Espíndola, Teófilo y otros c/ Frigorífico Pilaró S.A. y otros s/ despido. 31/08/98 49750 Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo. Sala VI. UTSUPRA: A0023866614.-

Testigos

La prueba testimonial debe referirse a hechos concretos relativos a la percepción, por parte del trabajador, de pagos sin registrar. Por el contrario, no tendrá validez las declaraciones que se refieran genéricamente a conductas, en tal sentido, de la empleadora. Asimismo, las declaraciones de los testigos deben ser fehacientes, clara, y por sobre todas las cosas, no contradecir las afirmaciones que el propio trabajador ha invocado en su demanda.

Recibos ilegales

Los pagos en negro (prácticas evasivas) son no sólo los que no se documentan en absoluto, sino los que se instrumentan en recibos que no responden exactamente a las especificaciones legales.

Confabulación entre el trabajador y el empleador

El pago de salarios clandestinos, no resulta de una especie de confabulación entre el empleador y el trabajador o de un acuerdo para perpetrar un simulación ilícita. Al contrario, es causado por la decisión del empleador quien, por razones personales o económicas, genera toda las consecuencias nefastas relacionadas con los aportes y contribuciones. Esta realidad del mundo del trabajo ha sido expresada en la ley nacional de empleo (24013) en la parte pertinente a la clandestinidad. Cabe adviertir que la mencionada ley no castiga al trabajador como si fuese cómplice, sino al empleador incumpliente como único responsable.