Responsabilidad de directivos de sociedades por registración laboral inexistente o defectuosa

La aplicación de la ley 25.212, conocido como “Pacto Federal de Trabajo” introduce un cambio sumamente importante en materia de la responsabilidad de los directivos y/o administradores de sociedades, en caso de no existir o ser defectuosa la registración laboral.

Sin embargo, como se explica más abajo, lejos está de ser un tema resuelto definitivamente, toda vez que continúa siendo aplicada la extensión de la responsabilidad a socios, directivos y/o administradores por distintos motivos.

Responsabilidad acotada. Antecedente jurisprudencial

En el fallo Vaccaro, la justicia laboral dejó de lado las disposiciones la ley 19.550 (sociedades comerciales) y aplicó la ley 25.212. El Tribunal interpretó que existía un límite a la responsabilidad personal de los directivos al monto de la multa que, por aplicación de la ley 24.013 (trabajo en negro o registración laboral defectuosa o incorrecta), se condenó a la empresa demandada.

Aquí se reproduce algunos párrafos de la sentencia “Vaccaro Romina Paola c / Florida Chic S.A. y otro s / Despido” – CNTRAB – SALA VIII – 11/06/2009:

“… En cuanto al monto de condena, la responsabilidad debe ceñirse a las partidas crediticias que guardan relación causal adecuada con la antijuridicidad que se les imputa a título de culpa.- … La responsabilidad que se declara y que compromete el patrimonio personal tanto del administrador como del socio autor intelectual de la gestión, sin límite en su aporte, tiene en la disciplina laboral un fundamento que sobrepasa los parámetros ordinarios del régimen de responsabilidad del derecho privado.-

Efectivamente, la ley 25.212, de Pacto Federal de Trabajo, que sustituyó a la Ley 18.694 a la que deroga (Anexo II, Art.15, inciso 1°), regla, en su Anexo II el régimen sustantivo general de infracciones a las leyes laborales y constituye el contenido sustantivo del Derecho Penal Laboral. Allí, en el Art. 3 º se califica como grave la falta, en los libros de registro de los trabajadores, de alguno de los datos esenciales del contrato o relación de trabajo, hecho que ha acontecido en el caso.-

Luego, en el artículo 10, titulado “Multas a personas jurídicas”, se establece: “En el caso de sanciones con multa a personas jurídicas, éstas serán impuestas en forma solidaria a la entidad y a sus directores, gerentes, síndicos, miembros del consejo de vigilancia, administradores, mandatarios o representantes que hubiesen intervenido en el hecho sancionado”. La imputación de responsabilidad punitiva, efectuada por la ley 25.212 en su Anexo II, Art. 10, reafirma cuanto he venido diciendo acerca de la responsabilidad patrimonial que se declara respecto de los daños que tienen relación causal con la antijuridicidad que es objeto de reproche. En el mismo sentido se ha pronunciado esta sala en la causa “Quiruelas, Manuel c/ Expreso Diagonal SRL y Otros s/ Despido”, del 28-9-2007, sentencia n º 34487, Expediente N º 11.815/2006.- … “

Responsabilidad en base a la Ley de Sociedades Comerciales

No obstante la mencionada ley, que dispone un límite a la responsabilidad de los socios, directivos y/o administradores, por diversos motivos continúan dictándose fallos que hacen efectiva la sanción a éstas personas, en base a lo dispuesto por los arts. 59, 157 y 274 de la Ley 19.550, y así hacerlos personalmente responsables del pago de la condena judicial.

Así, por ejemplo, acreditándose que no se registró el verdadero salario del trabajador ante los organismos correspondientes, es decir, que la empresa no efectuó los aportes previsionales al sistema de la seguridad social, y no cumplió con las cargas impositivas relativas a la relación habida entre las partes, se consideró que la empresa tuvo un menor costo laboral que perjudicó a los trabajadores, consecuentemente la justicia interpretó que no solo se benefició económicamente la sociedad, sino también los directivos de la misma.

En ese orden de ideas, también se interpretó que ese perjuicio alcanzó al resto de la comunidad empresaria, que sí cumple con la normativa previsional e impositiva correspondiente, porque obviamente la empresa que no tributa íntegramente sus obligaciones fiscales y previsionales, y puede competir mejor en el mercado con productos a menor costo.

A partir de ello, la extensión de la responsabilidad se adjudicó por considerar que los directivos no actuaron de buena fe y con la diligencia que corresponde a un buen hombre de negocios (art. 59 de la L.S.C), resultando tal situación un mal desempeño en sus funciones (art. 274 de dicho cuerpo normativo).