Multa especial por no pagar indemnización laboral

Conducta maliciosa y temeraria del empleador

La falta de pago de la indemnización laboral en tiempo y forma puede dar lugar a presumir la existencia de una conducta temeraria y maliciosa. En efecto, el art. 9 de la ley 25013 dice:

En caso de falta de pago en término y sin causa justificada por parte del empleador, de la indemnización por despido incausado o de un acuerdo rescisorio homologado, se presumirá la existencia de la conducta temeraria y maliciosa contemplada en el artículo 275 de la Ley 20.744 (t.o. 1976).

Multa por temeridad y malicia

La Ley de Contrato de Trabajo, en el art. 275,  establece las consecuencias económicas de que la  Justicia  considere la conducta del empleador como temeraria y maliciosa.

Cuando se declarara maliciosa o temeraria la conducta asumida por el empleador que perdiere total o parcialmente el juicio, será condenado a pagar un interés de hasta dos veces y media el que cobren los bancos oficiales, para operaciones corrientes de descuento de documentos comerciales, el que será graduado por los jueces, atendiendo a la conducta procesal asumida.

Se considerarán especialmente comprendidos en esta disposición los casos en que se evidenciaren propósitos obstruccionistas o dilatorios en reclamos por accidente de trabajo, atendiendo a las exigencias más o menos perentorias provenientes del estado de la víctima, la omisión de los auxilios indispensables en tales casos, o cuando sin fundamento, y teniendo conciencia de la propia sin razón, se cuestionase la existencia de la relación laboral, se hiciesen valer actos cometidos en fraude del trabajador, abusando de su necesidad o inexperiencia, o se opusiesen defensas manifiestamente incompatibles o contradictorias de hecho o de derecho.

Consideración judicial

La aplicación de la multa por temeridad y malicia queda supeditada a la interpretación que la Justicia haga de la conducta del empleador . Lo que sucede con el art. 9 de la Ley 25.013 es que le indica al juez que deberá presumir la existencia de una conducta temeriaria y maliciosa cuando exista un caso de  la falta de pago de la indemnización por despido sin justa causa.

La multa no procede por el solo hecho de la falta de pago de la indemnización, pero será responsabilidad del empleador la justificación de su incumplimiento legal.