Sanción por retención de aportes laborales

Sanción laboral por no efectuar los aportes a la seguridad social

El empleador tiene la obligación de efectuar el ingreso de los aportes del trabajador con destino a los organismos de la seguridad social, o cuotas, aportes periódicos o contribuciones a que estuviesen obligados los trabajadores en virtud de normas legales o provenientes de las convenciones colectivas de trabajo, o que resulten de su carácter de afiliados a asociaciones profesionales de trabajadores con personería gremial, o de miembros de sociedades mutuales o cooperativas, o por servicios y demás prestaciones que otorguen dichas entidades. Su incumplimiento, sin perjuicio de configurar un delito penal, puede ser sancionado por normas del derecho laboral.

Sanción conminatoria del art. 132 bis de LCT.

El art. 132 bis de la ley de contrato de trabajo establece una multa a quien retuviere total o parcialmente dichos aportes, una vez que se haya producido la extinción de la relación laboral, si mediare una intimación a los efectos de que se efectuara el ingreso correspondiente.

Intimación a ingresar los aportes

Para que sea procedente la sanción conminatoria, el trabajador deberá intimar al empleador para que, dentro del término de TREINTA (30) días corridos contados a partir de la recepción de la intimación fehaciente que aquél deberá cursarle a este último, ingrese los importes adeudados, más los intereses y multas que pudieren corresponder, a los respectivos Organismos recaudadores.

Monto de la multa

El trabajador tendrá derecho a percibir, en concepto de sanción conminatoria mensual, el equivalente a la última remuneración mensual devengada a su favor. Las remuneraciones en especie deberán ser cuantificadas en dinero.

Jurisprudencia

Al respecto, la jurisprudencia ha señalado  que el citado precepto exige que se formule una expresa intimación a que se ingresen los fondos pretendidamente retenidos, y la ausencia de ese recaudo obsta a la procedencia del reclamo (CNAT, Sala X, 27/6/02, “Milessi, Juan A. c/ TEB SRL y otros s/ despido”; íd., Sala X, 28/10/02, “Campos, Sergio O. C/ Hadjinian, José L. y otro”; esta Sala, 29/11/05, S.D. 90.973, “Ferrando, Walter Daniel c/ Steiner Godard SA y otros s/ despido”). Cabe agregar que el recaudo omitido no se suple con el reclamo ante el SECLO ni con la demanda judicial (CNAT, Sala VII, 12/2/04, “Urdinola, Roberto y otros c/ Fidelitas S.A.”, SJA 1/9/04; esta Sala, causa “Ferrando”, antes citada).