Control del uso del email en el trabajo

La actual legislación en materia informática obliga a las empresas a ser extremadamente cuidadosas al momento de aplicar políticas de control y fiscalización de los recursos informáticos (ej. mail) suministrados a sus empleados. El proceder debe ser tal que, en su derecho de contralor de sus trabajadores, no incurran en un obrar antijurídico o carente de razonabilidad.

Una forma de evitar incurrir en tal situación es efectuar  “acuerdos de partes” o “reglamentos internos”, donde quede claramente delimitado el uso y control de las herramientas laborales. También el empleador puede entregarle el password o contraseña del email a su dependiente. Así el trabajador no puede suponer la privacidad de su cuenta de correo electrónico.

Es recomendable, para garantizarle al trabajador su derechos, efectuar el control sobre las herramientas informáticas asignadas en su presencia, de un delegado gremial y un escribano público.

Este tipo de medidas deben ser implementadas rápidamente, debiendo formar parte de una práctica habitual. Es importante que el trabajador esté previa y debidamente anoticiado de los procesos de fiscalización. Este tipo de comunicación debiera ser realizado al momento de ingresar el trabajador a la compañía.